VII Conferencia Internacional de La Vía Campesina

Archivado el 20 / 08 / 2017
Archivado...
Obtenido
€ 130
Mínimo
€ 6.000
Óptimo
€ 50.000
6 Cofinanciadores
Aportando € 10
Kit de defensa de las Semillas
Información de evolución y resultados de la VII Conferencia Internacional de LVC. Envío digital por correo electrónico.
> 02 Cofinanciadores
Aportando € 20
KIT DE DEFENSA DE LAS SEMILLAS II
Información de evolución y resultados de la VII Conferencia Internacional de LVC. Envío digital por correo electrónico. Envío digital del vídeo de la canción de LVC, realizado por ETS.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 50
Kit de Defensa de lxs Defensorxs de la Tierra
Pañuelo de La Vía Campesina e información de evolución y resultados de la VII Conferencia Internacional de LVC.
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 100
KIT AMALURRA
Libro en euskera o en castellano de la historia del Sindicalismo Agrario en Euskal Herria + Pañuelo de La Vía Campesina + Información de la VII Conferencia Internacional de LVC.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 250
KIT SOBERANíA ALIMENTARIA-ELIKADURA BURUJABETZA
Película en DVD: "Bideberriak: la soberanía alimentaria en EH" + Libro en euskera o en castellano de la historia del Sindicalismo Agrario en Euskal Herria + Pañuelo de La Vía Campesina + Información de la VII Conferencia Internacional de LVC.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 500
KIT ALIMENTAMOS NUESTROS PUEBLOS, CONSTRUIMOS MOVIMIENTO
Película en DVD: "Bideberriak: la soberanía alimentaria en EH" + Libro en euskera o en castellano de la historia del Sindicalismo Agrario en Euskal Herria + Pañuelo de La Vía Campesina + Información de la VII Conferencia Internacional de LVC + Dossier físico de la VII Conferencia de La Vía Campesina
> 00 Cofinanciadores

Sobre este proyecto

Crowdfunding de apoyo promovido desde Ehne Bizkaia, organización de LVC anfitriona del evento.
Infraestructura Mínimo Óptimo
Apoyo en las actividades paralelas a la VII Conferencia
> Montaje de la carpa exterior (Campo de Fútbol del Viejo Seminario de Derio) > Desarrollo de los espacios abiertos de debate > Diversos actos culturales de apoyo a LVC y a la Soberanía Alimentaria.
€ 6.000
Tarea Mínimo Óptimo
APOYO EN LA LOGÍSTICA INTEGRAL DE LA VII CONFERENCIA
> Visitas de campo de participantes de todo el mundo a experiencias agrarias y ganaderas de Euskal Herria. > Socialización de la Conferencia en RRSS, espacios web, prensa convencional, especializada y alternativa > Equipos de traducción.
€ 44.000
Total € 6.000 € 50.000
Imprescindible
Adicional

Información general

Esta campaña de financiación colectiva está orientada a apoyar en las diversas cuestiones logísticas que precisa la VII COnferencia Internacional de La Vía Campesina, la cual congrega a más de 500 campesinas y campesinos procedentes de todo el globo. En estas conferencias se diseñan la estrategia para 4 años en las luchas por los derechos campesinos y para el avance de la pequeña agricultura campesina que nos provee de alimentos sanos, cuida de nuestra cultura y de nuestros pueblos, evita que se mercantilicen los bienes comunes y enfría el planeta. Además se defiende el acceso de la gente joven y de las mujeres a la tierra y al modo de vida campesino en condiciones dignas y de equidad.

Descripción del proyecto. Características, fortalezas y diferenciales.

Contexto social, económico... de la zona en la que se desarrolla la labor solidaria:

Es tan amplia la cobertura del movimiento de La Vía Campesina, que quizás la vida de su actual Coordinadora Internacional, Elizabeth Mpofu, pueda servir para contextualizar mejor. Elizabeth es a la vez campesina y activista. Nacida en el seno de una familia campesina en la comunidad de Buhera, en la provincia Manicaland de Zimbabwe un día 30 de diciembre de 1959, es una beneficiaria del programa de “Mujeres campesinas” en el marco del programa de reforma de la tierra en Zimbabwe. Completada la escuela primaria en su comunidad natal, durante su educación secundaria en la provincia Midlands de Zimbabwe cayó enferma debiendo retornar a su comunidad natal, donde comenzó a trabajar en la agricultura. Más adelante ha sido co-fundadora de ESAFF (Foro del campesinado del África oriental y del sur) , así como de ZIMSOFF (Foro del pequeño campesinado de Zimbabwe), organización que preside. Es así que en este proceso entró en contacto con LVC y pudo reflejarse en los valores que LVC representa como la lucha por la tierra, la soberanía alimentaria, los derechos humanos y la lucha contra la violencia hacia las mujeres. ZIMSOFF fue electa sede del Secretariado Operativo Internacional de LVC por la VI Conferencia Internacional en Yakarta en 2013, y de esta forma Elizabeth ejerce la función de coordinadora internacional de LVC.


Otro representante carismático que ejemplifica la fuerza campesina es en este caso, en calidad de anfitrión de la VII Conferencia, Unai Aranguren, de La Vía Campesina EH y ECVC.

Extraemos una parte de un texto recientemente publicado en El País: «Unai Aranguren (Galdakao, Bizkaia, 1971) siempre lo ha tenido claro, lo suyo es el campo. Estudió un grado superior sobre Trabajos Forestales y desde hace 18 años compagina el trabajo en el campo con su labor como formador de jóvenes en el sindicato agrario vasco EHNE-Bizkaia. Sus retos pasan por compaginar el trabajo que requieren sus tres hectáreas de campo en propiedad con las responsabilidades en el sindicato y en la crianza de su primer hijo, Oihan (selva, en euskera), de un año. Y su futuro pasa por conseguir dedicarse a tiempo completo a sus tierras, las que buscó por todo el País Vasco y en las que invirtió 60.000 euros junto a su compañera para plantar en ellas árboles frutales hace ya cinco años.

Como Aranguren, el 50% de la población mundial trabaja en el campo, aunque en Europa tan solo sean un 3% de la población activa. “Los pequeños campesinos gestionamos un tercio de la tierra para producir el 80% de los alimentos, pero es la gran distribución y las multinacionales las que controlan después el sector: la alimentación ha dejado de ser un derecho para ser un gran negocio”. Aranguren compagina su discurso político con las preocupaciones propias de un agricultor y las de un padre ilusionado con vivir de la manera que más le gusta, en medio del campo. Como sindicalista, las palabras que más se repiten en su vocabulario son dos: soberanía alimentaria. “El derecho a elegir cómo queremos ser alimentados”, explica.

Son las cuatro de la tarde del mes de junio, pese a estar a las faldas del monte Gorbea en Álava, el sol aprieta. Aranguren acaba de llegar de la ciudad y debería sacar ahora la desbrozadora. Sin embargo, está a falta de un mes de recibir a 500 líderes campesinos de 164 organizaciones de 73 países diferentes. Debe posponer las necesidades del campo por las de la oficina. “El pulgón nos ha invadido ya media parcela. La naturaleza es sabia, espero que comprenda que es por una buena causa y no me joda la parcela completa”. Ahora habla el campesino.»

VER NOTICIA EN EL PAÍS: https://elpais.com/elpais/2017/06/26/planeta_futuro/1498476681_787596.html


Es muy destacable que el contexto actual es hostil hacia el campesinado. La marginalización económica y política y la represión física son usadas para imponer un modelo de agricultura industrial dirigido por grandes corporaciones. Esta realidad produce pobreza, hambre y destrucción medioambiental. Son muchas las latitudes y contextos donde está aumentando la represión y violencia contra el campesinado; donde las políticas no se orientan al apoyo del pequeño campesinado que asuma una producción agroecológica; donde apenas se da una democratización del uso de la tierra o de la protección de las semillas campesinas. Contextos que favorecen políticas e iniciativas de tipo agroindustrial, que no vigilan que las corporaciones sean responsables y que sea verificable su actuación en los casos de violaciones de DDHH, destrucción medioambiental y crisis climática. Contextos dónde la participación de las mujeres y el campesinado joven, si no impedida literalmente, sí dificultada.

Enumerando focos de particular atención, a LVC le preocupan actualmente las situaciones de Brasil, donde existe un importante conflicto en torno al acceso a la tierra, cuya concentración ha ido en aumento al avanzar el modelo agroindustrial, desplazando a las poblaciones rurales. En los últimos meses se ha producido una creciente ola de violencia contra trabajadores y trabajadoras del campo en Brasil, las poblaciones indígenas y las comunidades tradicionales afrobrasileñas. Según la Comisión Pastoral de la Tierra los conflictos por el acceso a la tierra han supuesto el asesinato de 61 trabajadores y trabajadoras agrícolas, la cifra más alta que esta organización ha registrado hasta la fecha.

En Colombia, donde LVC está muy comprometida con el campesinado en los acuerdos de paz, se constata en las comunidades, que los pasos de implementación práctica, como los servicios elementales de las zonas veredales* distan todavía mucho de tener la fuerza necesaria para consolidar la reconciliación con las instituciones de gobiernos y sus programas de atención pública. En todo el país se ha evidenciado el incremento de la persecución a personas defensoras de derechos humanos, especialmente en las áreas rurales. Es así que durante el 2016 se informaron 85 asesinatos. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, (Oacnudh), destacó que la mayoría de esos casos (75%) se presentaron en zonas rurales, en contra de líderes y lideresas quienes trabajan en temas de paz, restitución de tierras y participación política. Se ha observado una tendencia a que las agresiones están dirigidas en mayor medida contra personas defensoras del derecho a la tierra y el territorio, es decir, ambientalistas, líderes indígenas y reclamantes de tierra, opositores de los intereses económicos de la industria extractiva, agroindustria o ganadería.

Información de contexto sobre las “zonas veredales” de Colombia: http://www.telesurtv.net/news/En-claves-Que-son-las-zonas-veredales-en-Colombia-20170131-0020.html

Otra muestra más de la situación del campesinado es el caso de Indonesia, donde si bien se intentan desarrollar políticas públicas reforma agraria que favorecen al pequeño campesinado, las mismas están siendo violadas, ya que grandes corporaciones fomentan el vasto monocultivo de palma aceitera africana expulsando a familias de sus tierras en favor de grandes industrias agroindustriales. Sin ir más lejos, desde noviembre de 2016, más de 554 hectáreas han sido acaparadas de forma violenta a familias campesinas, expulsándolas de sus tierras.

Arraigo en la comunidad o en la zona en la que se trabaja:

LVC es un movimiento social de organizaciones campesinas que defienden los derechos a la tierra y territorio. Estas organizaciones tienen representaciones regionales e internacionales dentro del movimiento, pero están principalmente arraigadas en las comunidades campesinas, en las zonas rurales donde viven y luchan los y las campesinas. La articulación dentro de La Vía Campesina es para aportar respuestas a las políticas y tendencias internacionales que afectan la posibilidad de las comunidades campesinas a tener una vida digna y construir la Soberanía Alimentaria desde el territorio. LVC no existe sino en el territorio campesino.

Pocos movimientos como LVC se encuentran tan arraigados al territorio, pueblo a pueblo, comarca a comarca, trabajando contra el desplazamiento de poblaciones, por la reforma agraria frente al acaparamiento y desmanes de la agroindustria y contra la usurpación de tierras, agua o semillas, recuperando la titularidad de la tierra de las mujeres y de la pequeña agricultura campesina y asegurando, en definitiva el derecho a la producción y el consumo de alimentos sanos y culturalmente adecuados, producidos por las comunidades. El lema de LVC "globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza" refleja su trabajo en red y estrategias en común que se consolidan y reorientan cada 4 años en las Conferencias Internacionales de LVC, como la que precisamente se va a celebrar en del 17 al 24 de julio del 2017 en Derio (Euskal Herria). Pero pese a esa articulación internacional todo nace del trabajo en el surco, en la pequeña huerta y granja de cada familia, de cada comunidad asociada al movimiento, plenamente arraigada en su entorno, desde lo más profundo de su cultura y amor a la tierra, a sus frutos, saberes y manejo ancestral.

LVC no sólo es un movimiento que corresponde y responde a las formas propias de vida, producción y cultura de cada territorio (indígena, campesino, pesquero, nómada) con sus propios espacios y sus construcciones colectivas, sino que también es la población que retorna tras el desplazamiento y vuelve a arraigarse en sus propios territorios, de donde han sido expulsadas y desarraigadas por los megaproyectos, como los casos que se comentan de Colombia, Brasil o Indonesia

Colectivos con los que se trabaja y número aproximado de personas beneficiadas:

LVC, creada en 1993 la conforman 164 organizaciones en 73 países de África, Asia, Europa y las Américas, llegando a representar a 200 millones de campesinos y campesinas, de pequeña y mediana escala, personas sin tierra, mujeres campesinas, pueblos indígenas, migrantes y trabajadoras rurales. LVC es un movimiento autónomo, pluralista y multicultural, creado para elevar las voces del campesinado y defender la agricultura campesina frente al sistema instituido por las grandes corporaciones, y los acuerdos de libre comercio que perjudican al pequeño campesinado.
LVC es un movimiento de organizaciones nacionales y, en ese sentido, las organizaciones miembras son soberanas en sus decisiones, estrategias y acción. Actualmente está organizada en 9 regiones a nivel mundial de cara a participar en actividades internacionales y apoyarse mutuamente en las distintos escenarios y luchas de incidencia. Estas regiones son: Sur y Este de Africa; Africa Central y Occidental; Europa (“ECVC” por sus siglas en inglés); Norteamérica; Suramérica, Centroamérica, y el Caribe (articuladas en la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo - CLOC); Sur de Asia; Sureste y Este Asiático. Además se están integrando organizaciones nuevas en Palestina, Túnez, y Marruecos para la posible conformación de una región nueva en el Medio Oriente y Norte de África.

Descripción de las actividades y actuaciones que se llevan a cabo:

A través de LVC el campesinado a nivel mundial trabaja para:
Promover la agricultura campesina en localidades alrededor del mundo y el desarrollo de políticas que apoyen a los y las pequeñas productoras (a nivel nacional, regional e internacional).
Resistir frente a las acciones y políticas de acaparamiento de tierras y el apoyo a organizaciones de base en sus luchas por una mejora en las políticas de tierras.
Resistir frente a los OGM (Organismos Genéticamente Modificados) y patentes sobre la vida y trabajar para establecer legislaciones sobre las semillas que respeten los derechos del campesinado y protejan las semillas campesinas.
Trabajar hacia la adopción de la Declaración de los derechos del Campesinado y mejora de las respuestas y medidas contra las violaciones de los derechos del campesinado.
Resistir frente a las políticas de destrucción del clima, promocionando la agroecología campesina como parte de la solución para el enfriamiento del planeta.
Fortalecer el movimiento campesino en alianza con otros movimientos, elevando las voces de mujeres y jóvenes.
Los debates para definir las estrategias y posiciones del movimiento de LVC se desarrollan de forma regional e internacional a través de procesos consultivos e intercambios multilingües de propuestas. Las decisiones se toman de forma consensuada entre las representantes de las organizaciones miembro a nivel regional, y por los y las delegadas internacionales a nivel internacional.
Cada 4 años tiene lugar una conferencia internacional, como espacio donde se toman las decisiones de mayor calado, eligiendo, además, el Comité de Coordinación Internacional (un hombre y una mujer de cada región, más 1 joven representante de cada continente) que representa al movimiento y es responsable de la puesta en marcha de las decisiones adoptadas en la Conferencia. A la par, un grupo de apoyo internacional acompaña la labor de este comité.
LVC trabaja mediante 7 colectivos internacionales que coordinan el trabajo temático del movimiento: Colectivo Semillas-Agroecología; Colectivo Tierra y Territorio; Colectivo Derechos Campesinado; Colectivo Migraciones; Colectivo Comercio;; Colectivo Políticas Públicas; Colectivo Clima.
Las actividades están organizadas de forma descentralizada bajo la responsabilidad de una organización nacional o de una región. Una articulación de mujeres y otra de jóvenes (cada una con dos representantes por región) dan seguimiento a la agenda de las mujeres y jóvenes en LVC, que incluye preocupaciones específicas para mujeres y jóvenes del campo además de la integración y participación de mujeres y jóvenes de forma transversal en el movimiento.

Coordinación y/o colaboración con otras Entidades o redes:

LVC tiene una amplia coordinación y colaboración con diversas organizaciones y redes, movimientos sociales y ONGDs ya sea a nivel local, regional o internacional.
LVC está reconocida por instituciones internacionales como la FAO, el FIDA, y la Comisión por la Seguridad Alimentaria (CSA).
A nivel internacional, LVC es una de las organizaciones líderes de la red CIP (Comité Internacional de Planificación por la Soberanía Alimentaria), red en la que la mayor parte de organizaciones de pequeño campesinado relevantes a nivel global, y muchas regionales trabajan conjuntamente. Es a través de esta red que se coordinan estrategias a nivel global, especialmente las relativas a la FAO y CSA.
Respecto a eventos internacionales importantes (Conferencias sobre Clima, Reuniones MInisteriales relativas a Tratados LIbre Comercio, etc), se establecen coaliciones a niveles nacionales donde tienen lugar los eventos, acompañadas por las organizaciones internacionales correspondientes.
LVC tiene una fuerte colaboración sobre procesos clave como las Declaración de Derechos del Campesinado (FIAN; Mundubat, CETIM, miembros del CIP), trabajo en agroecología (SOCLA, GRAIN, Red de Institutos Agroecológicos en América Latina - IALA, etc) y fortalecimiento institucional (Crocevia, Oxfam Bélgica, FIAN).
En el trabajo de comunicación LVC está conectada a un amplio espectro de espacios como Citizen Media.
En 2016, LVC firmó un acuerdo de colaboración con la Unión Europea en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sustentable, aportando al Objetivo 17 del fortalecimiento de la sociedad civil para participar en la implementación de los Objetivos. Además ha participado en sesiones de Alto Nivel organizadas por las Naciones Unidas con relación a temas agrícolas dentro de los ODS.

Otros datos de interés que se quieran aportar:

Para la Vía Campesina la participación de las mujeres es básica y debe ser fundamental. Es así que Elizabeth Mpofu representa las voces de millones de campesinas que sufren varias opresiones: por ser pequeñas campesinas, por ser negras, por ser africanas, por ser mujeres.
LVC garantiza la completa participación de las mujeres en todos los espacios, asegurando la puesta en común de sus intereses y el reflejo en la propia estrategia del movimiento. Es así que hay espacios de participación única y propia de mujeres. Es de destacar la campaña “Alto a la violencia contra las mujeres” en la que toda la organización participa.
Además, reconociendo la diversidad a lo interno de LVC, la misma se ha dotado de un manual “Guía para un comportamiento respetuoso” que se socializa y comenta con los delegados antes de tomar parte en eventos internacionales y que sería usada en caso de que estos comportamientos inapropiados tuvieran lugar.
LVC es una organización multilingüe que se acompaña de intérpretes voluntarios llegando a traducir 20 lenguas en un mismo evento, de tal forma que todas las delegadas puedan participar.

Motivación y a quién va dirigido el proyecto

A las redes de defensa de derechos campesinos y de los derechos humanos, al movimiento de la Soberanía Alimentaria, Consumidores Críticos, redes de defensa de la huerta tradicional, plataformas diversas y aliadas de La Vía Campesina, municipios del cambio con políticas de cooperación y gobernanza alimentaria, movimientos sociales y ONGD que ven en La Vía Campesina un colectivo de transformación social en defensa de los derechos campesinos, pionera y adalid de la Soberanía Alimentaria, de la agricultura, ganadería y pesca de pequeña escala y del manejo agroecológico y sostenible.
Es decir, a un universo muy ámplio de actores sensibilizados con el derecho al consumo y la producción de alimentos sanos y culturalmente adecuados, así como el derecho desmercantilizado al agua, la tierra y las semillas.

Objetivos de la campaña de crowdfunding

Mirando a largo plazo, el impulso de los objetivos propios de La Vía Campesina:

  • La articulación y el fortalecimiento de sus organizaciones.
  • Tener una influencia en los centros del poder y de toma de decisiones dentro de los gobiernos y las instituciones multilaterales para dar otro rumbo a las políticas económicas y agrícolas que afectan la pequeña y mediana producción.
  • El fortalecimiento de la participación de las mujeres en materias sociales, económicas, políticas, y culturales.
  • La formulación de propuestas en relación a temas importantes como: reforma agraria, soberanía alimentaria, producción, comercio, investigación, recursos genéticos, biodiversidad, medio ambiente y género.

Y el apoyo a todo lo concerniente a la VII Conferencia de La Vía Campesina para mantener la estrategia global de los movimientos campesinos articulados en torno a LVC. Se trata del movimiento internacional de mayor alcance y reconocimiento en defensa de la Soberanía Alimentaria y de los bienes comunes relacionados con la producción sostenible y el acceso a alimento sano y culturalmente adecuado. Pensemos el alcance de afrontar cientos de viajes de líderes campesinos de todo el globo, su manutención y la logística necesaria para el intercambio de experiencias, registro de los debates y conclusiones, traducciones, etc...

Experiencia previa y equipo

La Vía Campesina es el movimiento internacional que agrupa a millones de
campesinos y campesinas, pequeños y medianos productores, pueblos sin tierra, indígenas, migrantes y trabajadores agrícolas de todo el mundo. LVC es un movimiento autónomo, pluralista, y multicultural que promueve la agroecología como un camino hacia la justicia social y la dignidad. LVC de ende la agricultura campesina frente a los agronegocios y la liberalización de comercio, y presenta a la Soberanía Alimentaria como respuesta las crisis interconectadas de la alimentación y el cambio climático.

Ehne Bizkaia pertenece a La Vía Campesina y está realizando labores en calidad de anfitrión, puesto que Derio será la sede de la VII Conferencia Internacional de LVC en el turno que corresponde a La Vía Campesina Europa.

Compromiso social