Fernando Ramírez, poesía canaria viva

Arucas, Las Palmas, España
Financiado el 14 / 02 / 2016
Misión cumplida!
Obtenido
€ 4.116
Mínimo
€ 3.043
Óptimo
€ 4.654
112 Cofinanciadores
Aportando € 5
Agradecimiento

Tu nombre aparecerá en la lista de mecenas del libro "Piedras ceniza" y en la web de Fernando Ramírez Suárez (www.parafernando.es)

> 01 Cofinanciadores
Aportando € 12
Apoya y ve a recoger tu libro

Libro "Piedras ceniza" a recoger en puntos de distribución en las ciudades de Arucas, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Madrid + Reconocimiento como mecenas.

> 24 Cofinanciadores
Aportando € 15
"Piedras Ceniza" en tu casa

Te enviamos "Piedras ceniza" a tu casa + Marcapáginas + Reconocimiento como mecenas.

> 28 Cofinanciadores
Aportando € 20
Para los que viven fuera de España

Envío internacional de "Piedras ceniza" a tu casa + Marcapáginas + Reconocimiento como mecenas.

> 03 Cofinanciadores
Aportando € 30
Para mi y para regalar

Envío de "Piedras ceniza" + Un libro para regalo a elegir entre "Piedras ceniza" u "Obra poética" + Marcapáginas + Reconocimiento.

> 19 Cofinanciadores
Aportando € 50
homenaje a Fernando Ramirez

Envío de dos libros de "Piedras ceniza" + Ejemplar de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento.

> 15 Cofinanciadores
Aportando € 100
participa como entidad

5 libros de "Piedras ceniza" + Ejemplar de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento especial en web y libro.

> 06 Cofinanciadores
Aportando € 200
Co-editor y distribuidor

10 libros de "Piedras ceniza" + Dos ejempares de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento especial en web y libro.

> 03 Cofinanciadores

Rescatamos una crítica de Juan Benítez Inglott al poemario “Mar que yace” (1964)

12 | 01 | 2016
Rescatamos una crítica de Juan Benítez Inglott al poemario “Mar que yace” (1964)

Iniciamos 2016 rumbo a lograr la recaudación del presupuesto óptimo de “Fernando Ramírez, poesía canaria viva” (#óptimoparaFernando, en las redes).

Tenemos que alcanzar entre todos los 4.654 euros que nos permitan tener una mejor web en www.parafernando.es, imprimir 450 unidades del libro póstumo ‪‎Piedras ceniza‬ y una segunda edición de ‪‎Obra poética‬ de 200 ejemplares.

Con esta nota comenzamos también a sacar a la luz una serie de recortes de prensa del archivo personal de Fernando Ramírez. Hoy rescatamos una crítica a su primer poemario publicado, Mar que yace. El libro se editó dentro de la colección Tagoro que el propio autor cuidaba junto a Lázaro Santana y, puntualmente, con Antonio García Ysábal.

Aunque en el recorte no consta la fecha ni el nombre del periódico al que pertenecía este texto, nos aventuramos a decir que se publicaría en 1964, año en el que aparece el libro, y en el Diario de Las Palmas donde solía escribir el autor de la reseña, Luis Benítez Inglott, poeta y periodista asociado al conjunto de autores del modernismo desde Canarias.  

Abajo pueden leer la transcripción de este artículo. Muchas gracias por el apoyo y la difusión a todos. 

 

Mar que yace, poemas de Fernando Ramírez

Interesa mucho la personalidad de este poeta joven, sentimental y abierto que es Fernando Ramírez. Yo he tenido siempre por él una predilección especial. Se trata de un poeta con alma capaz de poner en pié a una multitud. En sus ideas, que vuelan irisadas, gráciles y armoniosas, hay un fondo resplandeciente. Aquel espíritu ardiente es un hogar donde toda la materia se funde y, como producto, da un metal precioso.

Yo hubiera querido hacer antes de ahora el merecido elogio de este pequeño volumen de poemas de Fernando Ramírez; pero no me he decidido a hacerlo hasta tener releído y repasado el libro. Pude haber hecho una crónica de circunstancias y hablar del poeta prodigándole todos esos elogios en serie que suelen verse en los periódicos. Pero había en sus versos una llamada profunda, un imperioso mandato al que no es posible sustraerse pretendiendo dejarlo cumplido con formulismos inconsistentes. Deseo hoy llevar a quienes me lean la convicción de que ha surgido una sólida figura en el campo de nuestra poesía. Ya suponía yo que así debía ser, y me complacía saber que entre Fernando Ramírez y Lázaro Santana, creadores de las ediciones "Tagoro", se compartían, como Jesús y el Cirineo, el peso de la cruz en la vía dolorosa de todos los poetas. Me complacía, pues es hermoso y aleccionador este sacrificio de los mejores desfilando con digna abnegación por entre la turba de mercaderes y fariseos. Admiro el heroísmo, pero sobre todo el heroísmo del ideal. ¿No es Fernando Ramírez uno de estos héroes?

Nuestro renacimiento artístico depende de hombres de su temple, y así debo saludar en él uno de los astros que dan luz a nuestro crepúsculo, porque crepúsculo es lo que atravesamos. Sólo que me asalta una duda terrible. Sí. De pronto han brillado unos cuantos luceros; pero ¿son luceros matutinos, o luceros vespertinos? ¿Preceden al día, o preceden a la noche? Hemos estado tanto tiempo en penumbras que no sabemos si se nos anuncia la aurora o la lóbrega tiniebla impenetrable. 

Prefiero creer que Fernando Ramírez es un venturoso heraldo de luz. No puede ser un mensajero de la noche quien dice en su poema inicial: " ¡Tan cercano está el puerto y la esperanza!". O aquello otro de: "Gritó como un creador / y al instante florecieron / la playa, el mar, el corazón / de esperanzas, de / gaviotas, de / barcas, de / peces, de / amor". O también, lo que clama en "El milagro de Jonás": "Y empezar a vivir intensamente / a buscar la verdad con optimismo / a gozar en la paz sin los tropiezos / a beber todo el vino de la ciencia...". Y, en fin: "Tan solo la balanza / del tiempo y de los hechos / en la playa soleada de la muerte / pondrá el fiel, sin cristales y sin lodos".

Aquí hay un poeta vibrando en este "Mar que yace". Debo anotar la importancia del hecho. En su soneto final, Fernando Ramírez nos dice qué mar es ese: "Estas ansias interiores / yacen en un ignoto mar de ensueño". Por él boga y navega un corazón transparente con una inteligencia decidida y a favor de una literatura sin preciosismos, pero de un gran poder expresivo. Yo también digo con Fernando Ramírez: "Porque odio la miseria y la opulencia / yo solo puedo hallar en la otra, orilla / un pan, y un pez. asándose en las brasas". Vale ese símil, por su belleza humilde, tanto como el de Antonio Machado: "Me encontraréis a bordo ligero de equipaje, / casi desnudo, como los hijos de la mar".

En fin, un libro corto este "Mar que yace". Pero que sirve de feliz introducción a la futura obra larga.

LUIS BENÍTEZ INGLOTT

 

 

Comentarios

Inicia sesión para dejar un comentario