Fernando Ramírez, poesía canaria viva

Arucas, Las Palmas, España
Financiado el 14 / 02 / 2016
Misión cumplida!
Obtenido
€ 4.116
Mínimo
€ 3.043
Óptimo
€ 4.654
112 Cofinanciadores
Aportando € 5
Agradecimiento

Tu nombre aparecerá en la lista de mecenas del libro "Piedras ceniza" y en la web de Fernando Ramírez Suárez (www.parafernando.es)

> 01 Cofinanciadores
Aportando € 12
Apoya y ve a recoger tu libro

Libro "Piedras ceniza" a recoger en puntos de distribución en las ciudades de Arucas, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Madrid + Reconocimiento como mecenas.

> 24 Cofinanciadores
Aportando € 15
"Piedras Ceniza" en tu casa

Te enviamos "Piedras ceniza" a tu casa + Marcapáginas + Reconocimiento como mecenas.

> 28 Cofinanciadores
Aportando € 20
Para los que viven fuera de España

Envío internacional de "Piedras ceniza" a tu casa + Marcapáginas + Reconocimiento como mecenas.

> 03 Cofinanciadores
Aportando € 30
Para mi y para regalar

Envío de "Piedras ceniza" + Un libro para regalo a elegir entre "Piedras ceniza" u "Obra poética" + Marcapáginas + Reconocimiento.

> 19 Cofinanciadores
Aportando € 50
homenaje a Fernando Ramirez

Envío de dos libros de "Piedras ceniza" + Ejemplar de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento.

> 15 Cofinanciadores
Aportando € 100
participa como entidad

5 libros de "Piedras ceniza" + Ejemplar de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento especial en web y libro.

> 06 Cofinanciadores
Aportando € 200
Co-editor y distribuidor

10 libros de "Piedras ceniza" + Dos ejempares de "Obra poética" + Paquete con cuatro postales con dibujos y poemas del autor + Marcapáginas + Reconocimiento especial en web y libro.

> 03 Cofinanciadores

“Me importa esta poesía tuya tan apretada a las cosas” - Carta abierta de Pedro Lezcano a Fernando Ramírez en 1966

19 | 01 | 2016
“Me importa esta poesía tuya tan apretada a las cosas” - Carta abierta de Pedro Lezcano a Fernando Ramírez en 1966

A un mes para acabar la campaña continúa el goteo de aportaciones que esperamos puedan irse sumando hasta llegar al presupuesto óptimo. Recuerda que el tiempo pasa rápido y que tenemos hasta el 13 de febrero para tratar de alcanzarlo.

 

Mientras tanto os traemos otro recorte de prensa que queremos compartir con vosotros: esta crítica del escritor Pedro Lezcano al segundo libro que Fernando Ramírez Suárez publicó en Tagoro en 1965.

 

Aquí puedes ver en pdf el libro original del "La piedra y el recuerdo" de Fernando Ramírez. 

 

Gracias por la difusión y el apoyo.

 

Carta abierta a Fernando Ramírez

 

QUERIDO amigo Fernando:

 

He leído despacio tu libro "La piedra y el recuerdo". Acerca de él quiero escribirte una carta amistosa, de ningún modo critica. Me siento aún joven para hacerme crítico de poesía, porque en este arduo menester, creo que nadie juzga sin errar el valor de una obra, hasta después de cumplir doscientos años largos. Mientras tal mayoría de edad te concede o te niega la gloria, divaguemos un poco en torno a tu regalo.

 

La petulancia, amigo Fernando, es un atributo biológico de la juventud. Narciso de una sola fuente, el joven no ha tenido tiempo aún de levantar los ojos del reflejo, y advertir que se halla rodeado de Narcisos como él; cuando lo advierta, romperá por inútil el espejo. Pero en el hombre maduro la jactancia es menos perdonable. El sabe cuanto se ha sobreestimado; tantas esperanzas juveniles les ha incumplido la vida, que si persiste en la jactancia, es que desea persuadir al prójimo de lo que ya no cree ni él mismo. La petulancia madura es una farsa; la juvenil, una ilusión sincera.

 

Y he pensado acerca de ti, cuán excepcional grado de lucidez es el del joven que alcanza prematuramente la humildad. Transciende de tu libro desde el título el sencillo deseo de escribir de lo que entiendes: la propia tierra de tu nacimiento. Que pocos decidimos escribir lo que entendemos. Cantar los hombres y las cosas de nuestro pueblo, hay quienes lo reputan provinciano, como si fuese posible glosar honradamente otra cosa que esa que mejor conocemos. Nadie llama provinciano al ensimismado poeta que no sale de sus pasioncillas privadas, cuando no existe más estrecha provincia que un corazón aislado. Épocas hubo no lejanas en que se dio en cantar exóticas galas y pedrerías orientales, realidades sin patria que llegaban a través de los libros. Entonces, por huir del localismo, se cayó en el cromo literario más banal. Admiro en ti todo lo contrario: tu vocación a pintar del natural, de dejar testimonio de las calles que cruzas. Esas bellas fotografías con que ilustras tu libro, disipan cualquier duda respecto a tu intención de decir la verdad, ciñéndote a las cosas.

 

Veo en tu libro tres aspectos definidos (y no aludo a las secciones con diferentes títulos): un tono en que la épica domina, otro tono más lírico, y un tercero de intención armonizadora, que es donde lo poético pierde pureza, derivando a cierta erudición lugareña de pie forzado. Pero allí donde el poema exalta valores generales -tanto en directo canto vocativo, como a través de esas simples evocaciones del primer amigo o del errante pregonerillo de la soledad- entonces logras construir una poesía importante, una poesía de testimonio directo, en la que coges por los cuernos la cabra de nuestra desatendida tierra y sus pequeñas grandes cosas. Refieres a tu ciudad natal lo que todo el mundo puede referir a la suya: y eso es hacer poesía universal.

 

Me importa esta poesía tuya tan apretada a las cosas. Reconozco a esos niños de tu calle, con los libros sobre el corazón; a esos ricos en hijos y en trabajos; al sagrado campesino, gusaneando la vega; a las sencillas piedras que besándose crearon el gofio. No olvido a los aventureros de bienestar que te escriben desde otro continente. Ni a los hijos de los campesinos que emigran hacia nuevos trigos (alusión ésta a uno de los poemas más sobriamente bellos de tu libro).

 

¿Defectos? Los defectos de tu libro se olvidan fácilmente. Podría indicarte algún ripio que otro en los sonetos. Pero acaso a fuerza de escribir versos hayas olvidado lo que significa "ripio" en lenguaje rupestre. Ripios son los fragmentos de piedra con los que el mampostero tapa los huecos entre los sillares. No hay catedral sin ripio. Y los cantos del poema tampoco ajustan bien de vez en cuando. Pero todo esto son piedras menores. Tu libro es serio, raramente serio, y va hacia adelante. Porque existen poetas colocados en dirección tan falsa que su definitiva perfección seria lamentable.

 

PEDRO LEZCANO

  Diario de Las Palmas

Jueves, 24 marzo, 1966

 

Comentarios

Inicia sesión para dejar un comentario