Un abogado para Ano

Pamplona, Navarra, España
Financiado el 26 / 05 / 2019
Cofinanciado!
Obtenido
€ 2.022
Mínimo
€ 750
Óptimo
€ 910
98 Cofinanciadores
Aportando € 3
Apoyo post español

¡Todo cuenta! A cambio de tu contribución te enviaremos nuestra última publicación, el 'Manifiesto del post español' y una postal con un mensaje exclusivo para ti :)

> 15 Cofinanciadores
Aportando € 10
Apoyo Súper

¡Súper gracias! Te enviaremos dos de nuestras publicaciones más populares: "Super Homo Velamine" (nº10) y "El útero forzudo del precariado" (nº11). Además de una postal con un mensaje exclusivo para ti ;)

> 14 Cofinanciadores
Aportando € 12
Apoyo Alcampo

La mejor opción si aún no conoces lo que traemos entre manos. Te enviaremos nuestro cátalogo con los principios básicos del ultrarracionalismo, "Pueblo, Alza tu voz" (nº12), un gran beso de gracias y una postal con un mensaje exclusivo para ti : )

> 04 Cofinanciadores
Aportando € 14
Apoyo FEA

Apoya esta causa y además seé parte del movimiento FEA (Feministas con Esperanza Aguirre) con una exclusiva camiseta. ¡Aprobado por la propia Esperanza!

> 18 Cofinanciadores
Aportando € 22
Apoyo quíntuple

¡A tope! Te enviaremos 5 números de Homo Velamine: Escobar vs Molina (nº5), Manifiesto del Ultrarracionalismo (nº6), España 2.025 (nº7), Franco es kitsch y Gente Entrañable (núms. 8 y 9), Super Homo Velamine (nº10) y El útero forzudo del precariado (nº11). Además de una postal con un mensaje exclusivo para ti : )

> 14 Cofinanciadores
Aportando € 30
Apoyo personalizado

Proponos el tema que crees merezca una reflexión ultrarracional y escribiremos un artículo sobre ello (si es que no lo hemos tratado ya, claro ;) )

> 04 Cofinanciadores
Aportando € 60
Apoyo TOTAL

¡Recibe TODAS las recompensas anteriores!

> 06 Cofinanciadores
Aportando € 100
Apoyo ultrarracional

¡Recibe todas las recompensas anteriores y participa con nosotras en el próximo acto ultrarracional! (En Madrid o Barcelona)

> 04 Cofinanciadores

El juicio de Mortadelo y Filemón

16 | 03 | 2019
El juicio de Mortadelo y Filemón

Queridos cofinanciadores y cofinanciadoresas:

Como sabéis, ayer por fin fue la vista ante el juez. No sabía si echarme a temblar o a reir, que son las dos sensaciones que produce enfrentarse al buromundo cañí. Esto fue lo que ocurrió:

Poco después de las 12:30 una Funcionaria Legendaria nos invitó a pasar a una sala, donde había otra funcionaria blandiendo un mando a distancia contra una pantalla de plasma como si fuera un sable láser.

--Sentarsus --así, tal cual, nos invitó la primera funcionaria.

Miré alderredor y no tuve nada claro dónde me tenía que sentar. Era una sala pequeña, con tres mesas puestas en forma de U. La televisión estaba en una esquina, de tal modo que ninguna de las sillas se dirigía hacia ella. Como la primera funcionaria había salido, le pregunté a la espadachina cuál debía ser mi sitio.

--No sé, yo solo estoy aquí para darle a la palanca --estas fueron sus palabras literales.

Esta bella metáfora steampunk me sobrecogió. En seguida entró la primera funcionaria, que giró la silla más cercana a la televisión.

--Ahí.

Ese ahí era a un metro de la pantalla, que estaba en alto y con la cámara sobre ella. Cuando la espadachina logró hacer funcionar la televisión, quedó un plano que desafiaba toda lógica. No era el mejor para causar buena impresión, me dije. Las videoconferencias son, desde luego, muy distintas a las que nos imaginábamos de pequeñas, cuando Devon salía en El Coche Fantástico perfectamente encuadrado y nítido en la pantalla de KITT. Por otro lado, me contrarió un poco no tener una mesa donde apoyar mis chuletas, pero cogí un número de la revista Fua que llevaba encima y me apoyé sobre ella.


Las videoconferencias no son lo elegantes que habíamos imaginado :(

Estaba de cara a un rincón, frente a la tele y a una especie de caja de seguridad que nadie se molestaba en cerrar ya, y que contenía lo que intuí que era un equipo de grabación. Imaginé los complicados algoritmos y misterios que la funcionaria espadachina tendría que resolver para hacerlo funcionar. Completaban la estampa unos cuantos CDs tirados alrededor.

En estas observaciones estaba cuando por fin llamó el juez desde Pamplona. Su funcionario estaba en otra lucha semejante con el aparato de videoconferencia. Mis temores ante el encuadre se disiparon: obviamente la tecnología no iba a responder, de manera que el juez solicitó eliminar el vídeo y solo mantener el audio. Se quedó ante mí la imagen glitcheada de la sala de Pamplona, y yo misma en un el plano imposible que he descrito antes.

El juez me hizo solo tres preguntas. La primera, si yo era yo. Sí. La segunda, si sabía de qué se me acusaba. Sí, de "banalización", aunque es algo bastante vago y desacertado, respondí más o menos. La tercera, si admitía que había sido yo quien habíadifundido la web. No, le dije, yo solo la creé, de difundirla se encargaron los medios de comunicación, que hicieron de forma excelente junto a anuncios de El Corte Inglés y Audi. Luego invitó a preguntarme a mi "letrado", que tuvo que buscarse como pudo un asiento cerca de mí. Me hizo tres preguntas para reforzar nuestra posición.

En cinco minutos se acabó la vista. No se habían presentado ni el fiscal ni el abogado de la parte acusadora, de modo que fue rápido, y el juez tampoco pareció darle mucha improtancia al asunto. La valoración de mi abogado es que el caso se desestimará, cosa que sabremos en menos de un mes.

Luego salimos a la calle, donde un nutrido grupo de ultrarracionalistas coreaban "Nuestro Ano no se toca" y "Liberad nuestro Ano" con pancartas de #FREEANO. Me lancé sobre ellas en un sentido abrazo y les comenté qué había pasado. El Pueblo, curioso ante la algarabía, nos arropaba.

--Poca gente ha venido a apoyar a Fernando --nos dijo una señora.

No caímos hasta un rato después quién era Fernando. A la pobre mujer el desconocimiento del inglés, mi extraño diminutivo y los problemas de vista característicos de su edad le habían jugado una mala pasada.

Luego vino la celebración, pero eso es otra historia. Gracias de nuevo por vuestro apoyo, os seguiremos contando por aquí los avances del caso. : )

Amor y Camela,
Ano

Comentarios

Inicia sesión para dejar un comentario