Trazando Nuestro Hogar - Casa de la Caridad

Penipe, Chimborazo, Equador
Financiado el 31 / 03 / 2018
Cofinanciado!
Obtenido
€ 3.448
Mínimo
€ 2.687
Óptimo
€ 4.130
63 Cofinanciadores
Aportando € 5
¡Muchísimas Gracias!
Gracias por ayudarnos a creer y crear el cambio. Por está cantidad no podemos darte nada material pero sí agradecerte de todo corazón tu gesto en las redes sociales: Facebook, Instagram y Twitter.
> 10 Cofinanciadores
Aportando € 10
Dibujo personalizado
Un dibujo o manualidad realizado por los niños y las niñas de la Casa de la Caridad. Está recompensa tiene un doble fin y es que el arte es una herramienta muy buena que ayuda a la regulación emocional y estimula la motricidad fina de las niñas y niños, además de fomentar la creatividad.
> 08 Cofinanciadores
Aportando € 15
Marcapáginas
Recibirás un marcapáginas con el logo del proyecto Trazando Nuestro Hogar, una foto preciosa de los niños y con una frase que decora los pasillos de las Casa de la Caridad
> 05 Cofinanciadores
Aportando € 25
Bolígrafos hechos a mano por los niños
Recibirás en tu casa un precioso bolígrafo diseñado y creado por uno de los niños y niñas de la Casa. Esta opción es un 3x1, pues además de la ayuda que aportas al proyecto y del impacto beneficioso que supone realizar tareas manuales, los beneficios de los bolígrafos irán íntegramente a la Casa de la Caridad.
> 07 Cofinanciadores
Aportando € 40
Planificador semanal + marcapaginas + Dibujo
Recibirás en tu casa un planificador semanal con el logo de la campaña Trazando Nuestro Hogar para que puedas organizar a la perfección tus días, horas, estudios. Además, tendrás también el marcapáginas para que recuerdes por donde ibas leyendo
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 50
Taza + marcapaginas + Dibujo
Recibirás en tu casa una taza con el logo de Trazando Nuestro Hogar y nombres de los niños y niñas de la Casa de la Caridad Y un marcapáginas con el logo del proyecto Trazando Nuestro Hogar, una foto preciosa de los niños y con una frase que decora los pasillos de las Casa de la Caridad.
> 04 Cofinanciadores
Aportando € 80
Dibujo + Bolígrafo + Marcapáginas + Planificador
Recibirás en tu casa un un dibujo y un bolígrafo hecho a mano por los niños y niñas de la Casa de la Caridad así como un marcapáginas con el logo de Trazando Nuestro Hogar y con una frase que decora los pasillos de las Casa de la Caridad. También un planificador semanal con el logo de la campaña Trazando Nuestro Hogar para que puedas organizar a la perfección tus días, horas, estudios.
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 100
Dibujo + Bolígrafo + marcapáginas + taza
El paquete que te llegue a casa empieza a ser más grande. Con esta aportación obtendrás un dibujo de los niños y niñas de la Casa de la Caridad, un bolígrafo hecho por ellos (aporte íntegro para ellos), un marcapáginas y una taza.
> 04 Cofinanciadores
Aportando € 150
¡LOTE COMPLETO!
¡ENORME LOTE! Recibirás en tu casa un un dibujo y un bolígrafo hecho a mano por los niños y niñas de la Casa de la Caridad así como un marcapáginas, un planificador semanal y una taza con el logo de Trazando Nuestro Hogar y nombres de los niños. ¡Date prisa si no te quieres quedar sin ellas!
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 250
LOTE COMPLETO + VIDEO + BOLSO
¡ENORME LOTE! Recibirás en tu casa un un dibujo y un bolígrafo hecho a mano por los niños y niñas de la Casa de la Caridad así como un marcapáginas, un planificador semanal y una taza con el logo de Trazando Nuestro Hogar y nombres de los niños. Además recibirás un vídeo creado exclusivamente para ti de la Casa de la Caridad y los niños y niñas que la llenan de alegría todo los días. También podrás disfrutar de un bolso de Ecuador, artesanías de Otavalo.
> 01 Cofinanciadores

Sobre este proyecto

Dotar de material escolar, estimulación, útiles de aseo y medicinas a los niños y niñas de la Casa de la Caridad en Penipe, Ecuador
Material Mínimo Óptimo
Material escolar
El conjunto estimado del coste de los materiales escolares necesarios para 54 niños y niñas de la Casa de la Caridad durante un año.
€ 1.000
Personal
Las integrantes del equipo Trazando Nuestro Hogar no reciben ninguna retribución ni costean el traslado a la Casa de la Caridad a partir de las donaciones y recaudaciones de la campaña y de las actividades locales.
€ 0 € 0
Materiales Sanitarios
Conjunto de material sanitario para los 54 niños y niñas. Medicinas anticonvulsionantes para 3 meses y reparación de prótesis para una duración estimada de 1 año.
€ 400
Material estimulación
Materiales de estimulación temprana y para adultos necesarios para los 54 niños y niñas de la Casa de la Caridad.
€ 450
Gastos de la Camapaña
Es la suma de los gastos de la campaña en cuestión de materiales: impresiones + envíos + producción
€ 687
Materiales escolares
Materiales que no son imprescindibles o materiales de sustitución
€ 700
Material de aseo
Si conseguimos cubrir los materiales necesarios, el excedente se destinará a aumentar el material de aseo, pañales y útilez para la higiene personal.
€ 125
Medicinas
Si conseguimos las medicinas necesarias, el excedente se destinará a aumentar las provisiones de medicamentos anticonvulsionantes.
€ 200
Gastos de campaña
Es la suma de los gastos de la campaña en cuestión de materiales: impresiones + envíos + producción
€ 343
Infraestructura Mínimo Óptimo
Gastos administrativos y de gestión
Los gastos de las transferencias bancarias + gastos de GOTEO (4%)
€ 150
Gastos administrativos
Gastos de transferencia bancaria + gastos GOTEO (4%)
€ 75
Total € 2.687 € 4.130
Imprescindible
Adicional

Información general

En Penipe, un pequeño y precioso pueblo de Ecuador hay un hogar llamado la Casa de la Caridad. Sus puertas siempre están abiertas, es por ello que actualmente residen allí personas de todas las edades, desde bebés que no cumplen el año hasta niños y niñas, adolescentes, jóvenes y adultos con un pasado traumático. La mayoría de ellos han sido maltratados y abandonados, arrastran consigo problemas de desarrollo "causa" o consecuencia de las muestras de crueldad que han sufrido por parte de sus familiares.

Por suerte esta Casa les da la oportunidad que nunca recibieron, la de tener un hogar. Entre todos se llaman hermanos y hermanas y son una familia donde el amor rebosa. El problema es que necesitan algo más que aceptación y acogida. Aunque la Casa de la Caridad sigue aumentando y acogiendo a más niños y niñas, la financiación ha sido reducida, por lo que se ven en serios problemas para obtener lo necesario para cuidar dignamente a estos niños pues el personal y los recursos de los que disponen son limitados. Esta es la realidad que queremos cambiar entre todos y todas.

Trazando Nuestro Hogar es la llave que te abre las puertas de la Casa para que puedas conocerla de cerca y tender tu mano si así lo deseas.
Nuestro fin no es otro que los niños y niñas con Capacidades Diferentes que viven en La Casa de la Caridad puedan obtener material escolar, tanto para los niños que van al colegio como los que aprenden desde las pequeñas aulas de la casa, material de estimulación temprana para promover el desarrollo psicológico y motriz, útiles de aseo, sanitarios y medicinas básicas anticonvulsivas.

Descripción del proyecto. Características, fortalezas y diferenciales.

Se pretende financiar de manera urgente los materiales escolares, de estimulación y de aseo y medicinas que son necesarios para que los niños y niñas de la Casa de la Caridad puedan aprender, tanto en casa como en la Escuela durante este año y evitar las convulsiones que, cada vez más, les afectan en todos los aspectos.

Nuestro objetivos es que, pese a ser niños y niñas con Capacidades Diferentes que han sido maltratados y abandonados, encuentren en la Casa de la Caridad, un hogar lleno de Amor y oportunidades, intentando estimularlos para que lleven una vida lo más independiente posible.
Pero esta aportación no quedará únicamente en un aporte económico por su parte, ya que se pretender mejorar todo el entorno, especializando y formando a los cuidadores de los niños, psicólogos, fisioterapeutas, profesores y de atención sociosanitaria dentro de la casa, con diversas terapias y formaciones.

Este proyecto es un paso más en un largo camino cuyo fin es que todas las capacidades de los niños y niñas sean potenciadas, que puedan sanar las heridas de su pasado y mirar hacia el futuro con esperanza.

Motivación y a quién va dirigido el proyecto

Trazando Nuestro Hogar se basa en que los (actualmente) 54 niños y niñas con Capacidades Diferentes que han sido maltratados física y psicológicamente, para luego ser abandonados en malas condiciones, sean capaces de rehacer sus vidas en una hermosa familia todos juntos.

Creemos que es importante que los niños y niñas de la casa reciban la atención que se merecen y puedan adquirir las competencias básicas para desenvolverse en su día a día. De igual modo, las limitaciones de presupuesto de la Casa de la Caridad por alojar más niños de los que la subvenciones le permiten a veces deriban en falta de material médico y médicinas.

Por ello queremos equipar las aulas de materiales escolares, la casa de herramientas para la estimulación temprana de los más pequeños y dotarles de útiles de aseo básicos y medicinas que puedan frenar sus convulsiones.

Cada uno de ellos lleva consigo una historia que ninguna persona, niño o adulto, debería vivir. Es hora de que el presente pese más que el pasado.

Nos gustaría que conociéseis un poco más sobre ellos, por lo que puedes seguirnos en nuestra página de Facebook:

Trazando Nuestro Hogar - Casa de la Caridad

Experiencia previa y equipo

Cuando despegamos de España rumbo a Ecuador no podíamos imaginar el impacto que la beca de voluntariado de la Universidad de Sevilla iba a tener en nuestras vidas. El primer gran cambio fue conocernos entre nosotras, jóvenes totalmente diferentes movidas por una misma inquietud y con un mismo propósito. A raíz de ahí, lo que comenzó siendo un sueño y conversaciones hipotéticas ha dado lugar no solo a una hermosa y duradera amistad sino a un proyecto real y tangible.

Desde entonces nuestro compromiso con la Casa de la Caridad ha sido pleno. Hemos movilizado a nuestros círculos cercanos para recaudar y conseguir material médico para los niños y niñas, pero creemos que es momento de dar un paso más allá. Queremos trazar un círculo todavía más grande donde todos los hogares y personas puedan participar. No podríamos decir que nuestro equipo está formado por cuatro personas, son muchas las manos que nos han ayudado en este camino, aportando, sosteniendo e interesándose por ellos, por las niñas y niños que forman la Casa de la Caridad. Con este proyecto hacemos un llamamiento, te buscamos a ti como aliado de una causa por la que merece la pena luchar, queremos que formes parte de nuestro Hogar, el hecho de que hayas llegado hasta aquí ya implica mucho. Te damos las gracias por trazar líneas junto a nosotras.

Pero, si habéis llegado a este apartado para conocer nuestras historias a continuación os dejamos una breve descripción de las personas que sueñan cada día con este proyecto:

Begoña (Granada, 25 años): Gracias a la beca de voluntariado de la Universidad de Sevilla, pude conocer de primera mano la grandeza del lugar, Penipe. Un pueblo pequeño, alejado de la ciudad, en donde no se respira más que paz. Conocí todas las fundaciones que coexistían en aquel lugar, todas relacionadas con las Discapacidades (o, mejor dicho, Capacidades Diferentes). Una de ellas, La Casa de la Caridad, un hogar, un refugio para niños y niñas que habían sido maltratados de la peor manera y abandonados a su suerte. Escuchaba sus historias, leía informes, vivía lo que ellos vivían, ví el primer día de muchos de ellos en aquella casa… Un niño con 10 años, constitución de 2, piernas y brazos partidos, un dolor inmenso…. A día de hoy ese niño sonríe porque es atendido y amado por los que están allí. Regresé a España con ganas de volver. Esto me pasó de nuevo al segundo regreso a mi casa. Siento que estos niños merecen más, merecen poder tener una educación, una estimulación, una vida digna que no se pueden costear.
Trabajo como enfermera, soy profesora de Educación Especial, estudiante de Máster de Atención en Urgencias con cursos de Atención a Pacientes Pediátricos, voluntaria en diferentes asociaciones, y aún así, ellos me enseñan a mí.

Cristina (Sevilla, 25 Años): Soy enfermera. He estado de voluntariado en Penipe ecuador gracias a Begoña qué tras contarme su experiencia y vivencia en la Casa de la Caridad me quise embarcar con ella en esta aventura para poder conocer en primera persona la realidad en la que se encontraban viviendo los niños que se encontraban en la casa de la caridad.
Este lugar me pareció un sitio maravilloso, porque gracias a la casa de la caridad estos niños están teniendo la oportunidad de tener la vida que realmente se merecen rodeados de amor, cariño y afecto. Pero aún pueden optar a tener una vida mejor ya que aunque están muy bien atendidos aún necesitan materiales para estimulación tanto física como cognitiva, material de aprendizaje y comunicación, incluso algo de material para mantener higiene de todos los niños... Conocer a estos niños me ha aportado más de lo que nunca podría imaginar, ser voluntaria te abre a conocer nuevos valores, culturas, nuevas personas y a ver las cosas que realmente importante en la vida.

Begoña (Sevilla, 21 años): Aun recuerdo el vuelco de entrañas que supuso el primer abrazo de una de las niñas de esta casa de acogida. Y mejor recuerdo la sensación de incomprensión, rabia y profundo dolor cuando Bego me contó que esa niña que me había abrazado nada más llegar había sido encontrada atada en un patio junto con unos perros. Y esa es la verdad, dura y dolorosa, no necesita de maquillajes. Igual de cierto y sanador es saber que esa niña, hoy, puede correr por ese pasillo dando besos y abrazos gracias a que esta casa de acogida existe.
Termino ahora psicología dando sentido a mi vida, acompañando desde mi profesión a las personas con las que elijo vivir, creciendo y caminando a "hombros de gigantes". Mi mundo giró 180 grados tras mi vida en Ecuador, ahora pretendo seguir viviendo con ese andar.
Te necesitamos, ojalá puedas ser consciente de cuánto, ojalá puedas entender que tú estabas presente en mis tardes sentada en la moqueta soñando con un mundo que fuera conocedor de todo lo que yo vivía y sentía. Ojalá entiendas que tú puedes ser una luz más que alumbre esta hoguera, formada por nada más y nada menos que personas corrientes que deciden ponerse en pie y caminar.

Blanca (Sevilla, 23 años): Todavía recuerdo como el proyecto se hizo eco de mi mente: Begoña y yo volvíamos tras unos días en la Casa de la Caridad, todo lo vivido, visto y sentido durante aquel tiempo no nos dejaba conversar. De pronto una canción le puso palabras a lo que estábamos sintiendo: “de vuelta a casa todo vuelve a su lugar”; “las mismas cien mil dudas sobre como continuar”; “Siempre acumulando mil derrotas que se anunciaban antes de empezar a construir un mundo nuevo el que llevamos en nuestros corazones”. No podíamos resignarnos a un sueño teníamos que hacerlo real, teníamos que volver de la mano de profesionales, dar a conocer a cada uno de los niños y niñas de la Casa, y teníamos que darle lo que ellos merecen y necesitan. No podíamos permitirnos no luchar. Ha sido un año de reuniones, búsqueda y tropiezos, pero al fin hemos hallado la clave. Mientras tanto, cada una en su campo se ha ido formando y especializando para poder servirles de más ayuda. En mi caso, soy psicologa de pasión centrada en el ámbito de la discapacidad, antes de ir a Penipe sabía que quería seguir esa dirección pero ahora no concibo otro camino. De hecho, regresaré a Penipe en Marzo para hacer una evaluación allí, como os he contado ya no hay quién nos pare. Por eso esperamos que nos ayudes en este caminar.

Compromiso social