Padres y Madres Conscientes

Sant Andreu de la Barca, Barcelona, Espanya
2ª ronda Quedan 7 días
En marcha! A por el óptimo
Obtenido
€ 1.290
Mínimo
€ 1.200
Óptimo
€ 5.200
14 Cofinanciadores
Aportando € 15
Mención
Mención en página agradecimientos en web. Nombre personal o de la entidad.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 25
Mención y serie videos newsletter
Mención en página agradecimientos en web. Nombre personal o de la entidad. Descarga serie completa videos newsletter con transcripción textual
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 50
Un curso on-line
Acceso al curso on-line anual.
> 03 Cofinanciadores
Aportando € 75
Charla presencial
Una charla (1 hora), sin limite de asistentes. Gastos de desplazamiento no incluidos.
> 02 Cofinanciadores
Aportando € 200
Consulta personalizada
Una consulta personalizada con estudio y definición plan de acción, seguimiento y cierre según consta en la sección consulta de la web.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 300
Curso presencial. Versión standart
Un curso presencial (4 horas) para un máximo de 10 personas. Costes de desplazamientos no incluidos.
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 450
Curso presencial + curso on-line. Versión standart.
Un curso presencial (4 horas) para un máximo de 10 personas, y 5 cursos on-line anuales. Costes de desplazamientos no incluidos.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 600
Curso presencial. Versión extendida
Un curso presencial (4 horas) sin límite de personas. Costes de desplazamientos no incluidos.
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 800
Curso presencial + curso online. Versión extendida
Un curso presencial (4 horas) sin límite de personas, y 10 cursos on-line anuales. Costes de desplazamiento no incluidos.
> 00 Cofinanciadores

¿Qué significa ser un padre o una madre consciente?

16 | 02 | 2017

A la hora de plantearme el título que ponía a esta web, pensé que hablar de padres y madres conscientes era una buena idea. Quisiera explicar el motivo de esta elección.

Entiendo que ser un padre o una madre consciente implica en primer lugar reconocer que tener un hijo es algo muy diferente a cualquier otra experiencia que podamos tener en la vida. A modo de ejemplo, fácilmente vamos a experimentar una sensación de ambivalencia al tener que enfrentar algo que en muchos aspectos nos desborda completamente pero en lo que, al mismo tiempo, tenemos una responsabilidad y una potestad evidente, ya que nos hacemos cargo de una vida, con todas sus implicaciones, como poco durante bastantes años, y lo hacemos sin tener una idea precisa de lo que va a acontecer con ella, ni de qué forma. Y esta ambivalencia puede ser experimentada a través de un amplio abanico de emociones, desde una alegría exultante hasta un miedo atroz, a menudo ambas en diversos grados.

Tras esta constatación, el segundo rasgo como madres o padres conscientes será la firme intención de afrontar de forma decidida este nuevo evento y, al hacerlo, estar dispuesto a acoger información que nos abra nuevos horizontes, porque daremos a esta información la capacidad de incidir en nosotros hasta el punto de recomponer en mayor o menor medida algunos de nuestros parámetros, ya que vemos, o intuimos, que es lo que la realidad nos demanda.

Esta abertura tiene muchas implicaciones, por ejemplo revisar cómo nos educaron, qué nos ayudó a tirar adelante, pero también qué nos lo dificultó; qué consejos y qué hábitos nos han permitido vivir la vida de una forma mejor y más plena, pero también qué costumbres o qué actitudes nos hicieron las cosas más difíciles. Y va a ser muy fácil que veamos, con gozo, que somos muy capaces de transmitir a nuestros hijos los primeros pero también, y esto quizá con mayor perturbación, que quizá sin darnos cuenta estamos reproduciendo de igual modo los segundos. Y querremos actuar en consecuencia.

Finalmente, y como broche final a este segundo aspecto de receptividad transformadora, es importante señalar que toda acción que emprendamos tanto si lo orientamos hacia nuestros hijos como si lo hacemos hacia nosotros mismo, es algo que indefectiblemente llevará nuestro sello, porque si bien las fuentes de las que podamos recibir esta información serán muy diversa: personas cercanas, profesionales, libros, charlas, cursos, nuestras propias reflexiones etc…, sabremos también que, en última instancia, como madres o padres seremos nosotros quienes decidiremos cual es la mejor forma de aplicar cada nuevo ítem que recibamos. En verdad, podríamos añadir que es en esta asunción responsable de nuestros actos que radica buena parte de nuestro progreso.

Así, pues, hay una actitud consciente, receptiva, transformante y responsable que nos acompañará en toda nuestra paternidad o maternidad, la cual, y este es el tercer rasgo distintivo, será vivida con ilusión, porque nuestros hijos son el fruto de una relación y de un amor que, además, ante su llegada adopta muchas nuevas formas, lo cual le hace ser, como tal sentimiento, una fuerza muy poderosa.

Por decirlo en pocas palabras: vivimos la experiencia de ser madres o padres de forma amorosa y plena porque somos muy conscientes de que estamos viviendo lo que en la mayoría de los casos definiremos como lo mejor que nos ha pasado en la vida. Mucha suerte.

Comentarios

Inicia sesión para dejar un comentario