Un Baluarte Slow Food Chile: "Camote del Valle de Huasco"

Huasco, Chile
Archivado el 11 / 09 / 2017
Archivado...
Obtenido
€ 167
Mínimo
€ 7.922
Óptimo
€ 12.243
3 Cofinanciadores
Aportando € 6
Magneto personalizado + reconocimiento
Magneto personalizado del "Camote del Valle de Huasco".
> 00 Cofinanciadores
Aportando € 13
Magneto personalizado y postal + reconocimiento
Magneto personalizado del "Camote del Valle de Huasco" y tarjeta postal del territorio.
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 20
Bolsa de crea estampada, magneto y postal + reconocimiento
Bolsa de crea estampada con motivos del "Camote del Valle de Huasco", magneto y tarjeta postal del territorio.
> 01 Cofinanciadores
Aportando € 67
Botellas de Aceite de Oliva y Pajarete del Valle de Huasco + reconocimiento
Aceite de Oliva prensado en frío del Valle de Huasco y botella de Pajarete (licor tradicional de la zona preparado con uvas fermentadas a sol). En bolsa de crea estampada con motivos del "Camote del Valle de Huasco", más magneto y postal.
> 02 Cofinanciadores

Sobre este proyecto

Plan para la conservación y puesta en valor vía salida a mercado del ecotipo "Camote del Valle de Huasco".
Tarea Mínimo Óptimo
Análisis bromatológico para caracterización fenotípica
Análisis de laboratorio para caracterizar feontípicamente el Camote del Valle de Huasco.
€ 1.325
Informe de terreno para caracterización agronómica
Informe en base a estudio longitudinal en terreno sobre distinción, homogeneidad y estabilidad del Camote del Valle de Huasco.
€ 5.141
Panel de cata para caracterización organoléptica
Panel de cata especializado para formalización de perfil organoléptico del Camote del Valle de Huasco, que permita determinas las característica palatables y sensible del alimento.
€ 783
Material Mínimo Óptimo
Diseño y reproducción de material promocional
Folletería para difusión publicitaria y de las características levantadas mediante el levantamiento previo.
€ 673
Manufactura de conserva y paquetaje
Pasta de camote en conserva con paquetaje (bolsa de crea personalizada, magneto y cartilla del alimento).
€ 2.288
Días de campo para desarrollo de la iniciativa
Viáticos y gastos generales para la ejecución en terreno de la iniciativa.
€ 2.033
Total € 7.922 € 12.243
Imprescindible
Adicional

Información general

El proyecto busca rescatar y valorizar la variedad o ecotipo de Camote del Valle de Huasco, difundiendo sus atributos y promoviendo su producción y consumo en el mercado. Para esto se diseñará un protocolo de buenas prácticas de reproducción de plantines, junto con la realización de estudios para identificar técnicamente el ecotipo.

Se establecerá una alianza con la Universidad de Atacama, a través de las carreras de Ingeniería en Alimentos y Nutrición, y para asegurar la salida al mercado del producto, se recurrirá a las redes Slow Food que promocionarán el consumo de Camote del Valle de Huasco.

Desde Chile también es posible donar vía transferencia electrónica o depósito a la cuenta bancaria de Slow Food Chile, enviando luego un mail a contacto@slowfood.cl con el monto y el nombre del proyecto al cual aporta. Nuestros datos bancarios son:

    Nombre: Slow Food Chile A.G.
    RUT: 65.115.477-4
    Cuenta vista de BancoEstado, Nº 291-7-067509-4
    Correo electrónico: contacto@slowfood.cl

Descripción del proyecto. Características, fortalezas y diferenciales.

La biodiversidad del Valle del Huasco es única en Chile y el mundo, concentrando una gran riqueza natural y humana que sostiene un territorio tanto económica como socialmente. El Camote producido en la zona es igualmente particular, resaltando por sus características organolépticas y por ser uno de los pilares económicos de las familias campesinas de la zona.

Se busca, en primer lugar, identificar y caracterizar genológica y nutricionalmente el Camote del Valle de Huasco para determinar con bases técnicas sus elementos diferenciadores. En segunda instancia, el diseño y puesta en marcha de un protocolo de buenas prácticas para la elaboración de plantines. Y por último, elaborar un protocolo de buenas prácticas productivas para el procesado agroecológico del Camote, aprovechando las ventajas que tiene su producción tradicional artesanal.

Motivación y a quién va dirigido el proyecto

Jardín de Atacama, capítulo local de Slow Food en el territorio, adscribe y promueve activamente sistemas productivos y comerciales que permitan acceder a una alimentación buena, limpia y justa. Entiende, en consecuencia, que el resguardo y refuerzo de la agricultura familiar campesina en tanto economía viva es crucial para cumplir con sus máximas.

El grupo de productores de Camote del Valle de Huasco asociado a Jardín de Atacama, junto con sus familias que apoyan las distintas etapas del proceso productivo, serán los principales beneficiarios de esta iniciativa.

Objetivos de la campaña de crowdfunding

Caracterización para diferenciación genotípica y nutricional del ecotipo "Camote del Valle de Huasco".

Diseño e implementación de protocolo de producción agroecológica y transformación artesanal del "Camote del Valle de Huasco", con foco en el mejoramiento de las técnicas productivas tradicionales.

Caracterización organoléptica del "Camote del Valle de Huasco" para diferenciación sensitiva del producto.

Experiencia previa y equipo

Slow Food Chile, como integrante de la red Slow Food Internacional, ha participado y gestionado diversas convocatorias internacionales impulsados con el objetivo de retroalimentar su misión en Chile. Además, ha facilitado la realización de misiones técnicas para apoyar el desarrollo de iniciativas locales relacionadas, tanto de países de la Red Sudamericana de Slow Food como de otras organizaciones de las Américas y el continente europeo.

Sin embargo, antes de iniciar un trabajo más directo con redes internacionales, Slow Food Chile comienza a desarrollar la estrategia Baluartes de Slow Food Internacional, orientada a la conformación de comunidades de pequeños/as productores/as que preservan productos tradicionales, saberes antiguos y territorios. Para ello, en alianza con la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y el Centro de Investigación en Medicina y Agroecología del Sur (CIMASUR), integrantes de Slow Food Chile se abocan hasta el año 2009 a la ejecución de proyectos orientados a la individualización del genoma de la Gallina Mapuche de Huevos Azules y el diseño de técnicas agroecológicas para el cultivo y manejo de la Frutilla Blanca de Purén. Ambos productos se convierten en los primeros Baluartes registrados por Chile con Slow Food Internacional.

Posteriormente, el año 2013, Slow Food Chile comienza la implementación de la estrategia Arca del Gusto de Slow Food Internacional, cuyo objetivo es el de identificar y registrar productos tradicionales y en peligro de extinción de todo el mundo. Se establece para ello una alianza entre Slow Food Chile, instituciones públicas nacionales (Consejo Nacional de la Cultura y las Artes [CNCA], CORFO y la Universidad de Concepción), organizaciones de la sociedad civil (Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas [ANAMURI], Centro de Educación y el Tecnología para el desarrollo del Sur [CET-SUR]) y la Fundación Slow Food Para la Biodiversidad, organización reconocida y apoyada por la Unión Europea para el sostenimiento de las estrategias de Slow Food Internacional.

El desarrollo de esta estrategia, trabajada en el marco del proyecto “Construcción de un Arca del Gusto: bases para el desarrollo de un turismo culinario (INNOVA-CORFO Código 12BPC2-13470)”, contempló el establecimiento de un vínculo de cooperación directa con la sede de Slow Food en Italia, decantando en la participación de socios y socias de Slow Food Chile en los eventos Terra Madre (T.M.) de Slow Food en sus distintas versiones (T.M. Indígena en India y T.M. Jóvenes en Italia el año 2015; T.M. Internacional en Italia desde el 2013). Estos eventos se configuran a partir de la red de “comunidades del alimento” formadas por campesinos/as, ganaderos/as, pescadores/as, artesanos/as, cocineros/as, jóvenes, activistas e investigadores/as que trabajan para promover una cultura de la alimentación basada en la biodiversidad, la protección del ambiente y el respeto por las culturas y las tradiciones locales, quienes se dan cita en Turín, Italia, cada 2 años.

La ejecución de dicho proyecto, coincidente por supuesto con su formulación de objetivos, decantó en el diseño de una serie de circuitos cortos de turismo culinario con enfoque comunitario en las regiones del Biobío, Araucanía y Los Lagos. En consecuencia con ello, y luego de la publicación del Atlas Culinario Comunitario del Centro Sur de Chile el año 2014 —producto formal de la ejecución del susodicho proyecto INNOVA-CORFO—, se optó por dar continuidad al trabajo adelantado con el objetivo de operacionalizar las rutas diseñadas, con foco en el macroterritorio de Nahuelbuta, que comprende localidades de las regiones del Biobío y Araucanía. A partir, entonces, de la ejecución entre los años 2015 y 2016 del “Nodo de Turismo Culinario Nahuelbuta (CORFO Código15 Nodo 43072-01)” de la mano de la Universidad de Concepción, se lanzan a mercado los circuitos de la Nalca en Los Álamos, de la Avellana en Angol y del Queso Artesanal de Leche Cruda del Golfo de Arauco.

Durante la ejecución de este último proyecto CORFO, Slow Food Chile organizó una serie de visitas de prueba para retroalimentar el trabajo realizado por terceros y terceras personas pertinentes. Entre todas ellas, destacan las giras gestionadas para un grupo de estudiantes de la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Italia —establecimiento de educación superior que forma parte de las redes internacionales de Slow Food—; y un segundo grupo de la Universidad Wilfred Laurier de Canadá.

Estos productos turísticos localizados, así como otros que comienzan a trabajarse actualmente en el norte y otras zonas del sur del país, nutren hoy la nueva estrategia Slow Food Travel de Slow Food Internacional. Esta plataforma, ideada en Austria al alero de un proyecto de la Unión Europea, busca crear un nodo central para administrar la oferta turística de Slow Food a nivel global.

La experiencia amasada durante esos años de trabajo, dieron pie a la adjudicación y ejecución del proyecto “Mercados de la Tierra”, financiado por la Fundación Ford, entre los años 2014 y 2016. Esta iniciativa cumplió en territorio nacional con el objetivo de implementar la estrategia homónima de de Slow Food Internacional: los Mercados de la Tierra, que involucran a pequeños productores que venden directamente alimentos locales, de temporada, obtenidos con técnicas sostenibles. Durante el último año de ejecución de este proyecto, Chile recibió pasantes desde la sede italiana de Slow Food Internacional, con el objetivo de proporcionar un input de primera fuente para la formalización de los formatos de implementación de las estrategias internacionales trabajadas a la fecha, basándose en el registro de los altibajos, éxitos de las experiencias chilenas en curso.

El mentado proyecto, además de haber consolidado más de 10 Mercados de la Tierra a lo largo del país y sentado las bases para otros cuantos más posteriormente a su ejecución, posibilitó la apertura de vínculos de cooperación con otras bases sudamericanas de Slow Food. Esto se expresó en la celebración de los encuentros Slow Camp en Uruguay los años 2016 y 2017, con el objetivo de retroalimentar las experiencias de países como Argentina, Brasil, Paraguay y Perú, transfiriendo a las contrapartes parte del bagaje acumulado a nivel nacional en lo que a implementación y gestión localizada de las estrategias de Arca del Gusto y Mercados de la Tierra se refiere.

A fines del año 2016 se consolida definitivamente la Red Sudamericana Slow Food, conformada por la totalidad de países que hoy se presentan como beneficiarios en esta propuesta, con la organización en Chile del 1er Encuentro Sudamericano Slow Food, celebrado en la Región de Coquimbo. En esta instancia se establecen las primeras líneas para el trabajo en red y se define la transferencia de experticias como prioridad de cooperación para trabajar a nivel regional. Lo anterior aprovechando, sobre todo, la experticia que Chile y Brasil tienen en cuanto a ejecución de proyectos de la mano con reparticiones estatales, con el objetivo de fortalecer y complementar las formas sustantivas de construcción de organización que priman en los otros países de Sudamérica en los que Slow Food está presente.

El año 2016, en el marco del evento Terra Madre en Italia, se ejecuta con el apoyo de FIA, la “gira sobre alimentos baluarte de Slow Food en Italia: técnicas de elaboración artesanal e inocuidad alimentaria (Proyecto FIA GIT-2016-0726)”, con el objetivo de conocer soluciones innovadoras en materia de técnicas, equipamiento, estándares y sistemas de gestión de calidad artesanal. En alianza con Slow Food Internacional, y abriendo cupos de participación a socios y socias de otros países latinoamericanos presentes en Terra Madre ese año, se registran una serie de aprendizajes que catapultan a Slow Food Chile a explorar alternativas de financiamiento para los proyectos de valorización de patrimonio alimentario.

El mismo año 2016, aprovechando los conocimientos adquiridos en la gira técnica por productores y productoras, se da inicia a un segundo proyecto apoyado por FIA, con el objetivo de implentar un “modelo de crowdfunding para iniciativas de valorización del patrimonio alimentario de comunidades del alimento (Proyecto FIA PYT-2016-0407)”. En alianza, entonces, con Fundación Goteo de España —la que pone a disposición la plataforma de crowdfunding homónima—, Slow Food Internacional y la Red Sudamericana Slow Food, se sostiene el objetivo último de escalar la plataforma al resto de países de la región, consolidando un modelo de financiamiento alternativo y autónomo, que refuerce sin cortapisas los principios que orientan el trabajo por alimentos buenos, limpios y justos.

Compromiso social